sábado, 25 de noviembre de 2017

Cuenta cuentos.

Habítame
Como el frío en noche de invierno
Como frío en desierto
Habítame con todas tus ganas
Apresuradas, devotas
Como presenciado un milagro

Habítame.
Y luego, quizá
Devorame desde las entrañas hasta lo etéreo
Contempla mi cuerpo hecho carne
Mis boca, alimento

Habítame
Que más vale vivir bajo el techo propio
Del cuerpo
Habítame desde la puerta hasta la cama
Hasta el alba
Después vendrán todos y nadié sabrá cómo habitarme
Habítame suave
O grita versos desnudos

Habítame rojo
Con cuentos de niños que nunca llegaron a viejos
Habítame enfermo
Suplicando al cordero que no muera por pecados ajenos.
Que quedan pocos hombres honestos
Más vale vivir por aquellos.

Habítame.
Habíta mis miedos
Devóralos por la noche, vomitalos como sueños
Y luego
Habítame.
Purgada de pecado
Curada de miedo
Como princesa de cuento
Hecha a imagen del deseo

Habítame sucia
Encorvada de noches que no fueron más que sueños
Que no viajan conforme al tiempo
El tiempo, que nunca es lineal
Que se desvía con cada recuerdo

Habítame.
Desde este que es poco más que un sueño
Que es mi recuerdo
Hablando con ellos que han decorado mis cuentos
Habítame verso
Que solo soy un cuenta cuentos
Que habla entre sueños con hombres despiertos
Habíta me.

martes, 21 de noviembre de 2017

Venus

Corre por tus venas, venus mía, la sangre calientita que un día se secará. Que tantas veces inundó la casa de olores a  hierro, o fierro como te venga en gana decirlo.
Quien ha dicho que la muerte es atróz? Quien la ha condenado a ser la hora del silencio, del desvelo y putrefacción?
He hecho homenajes vivos a tu cuerpo moribundo, a tus huesos que un día serán anónima evidencia de tu mortalidad. A tus cabellos, que se pudrirán con menos prisa que tu carne, a tus cabellos que serán tú único hilo para tejer universos en tu eterno, oscuro hogar.
Que se condene a la desgracia de la muerte quien no vea en ella la grotesca belleza de veinte uñas grises , la belleza de unos pechos perfectos perdidos entre un mar de costillas que nunca se apreciaron con admiración.
 Que se condene a la desgracia de la muerte quien se olvide que la muerte es tan o más perfecta que la vida. Que el cuerpo muerto cambia de color como un árbol con las estaciones, como la piel al sol.

martes, 31 de octubre de 2017

Imposible

Hay tanto ruido mi amor
La ciudad zumba con vida en la víspera de día de muertos.
Las veladoras casi logran opacar las luces morbosas de las patrullas
Que ni hoy nos dejan descansar
Los niños corren despavoridos

Las estatuas vivas de la ciudad hoy no parecen tan excéntricas.
Pero de no estar, ahí
Donde siempre
No sería un día para celebrar
"El día 3 de Noviembre se prende una veladora blanca y se quema el copal"
Un día, dos podemos disfrutarles
Un día, dos podemos dedicarlos guisos, música, luz.

Hoy visité la catedral frente a la cual me encuentro
A admirar sus nichos
A examinar su discurso a través de su arte

Hay tanto arte mi amor.
En lo que haces
En lo que vives
Hay tanto
Que a veces parece ser demasiado.
A veces, muy poco

A veces le lloramos a nuestros muertos
 A veces uno se sienta en un palco a rezarles
Y se da cuenta de lo lejos que se está del cielo
De lo oscura que es la vida
Y que la muerte
No podría serlo más

Hay tantos rostros mi amor
Con gestos identicos y cuerpos vacilantes
Con madres e hijas
Esposos y abuelos
Chocan entre sí con un baile clandestino
Que nadie te enseña a bailar
Pero que aprendes a sobrellevar

Hay tanta vida mi amor
Que parece imposible la muerte
Que parece lejano el cielo
Lejano como tu sombra a media noche
Ausente como tu calor en mi cama
Como tu olor en la almohada
Hay tanta vida mi amor
Que parece imposible la muerte

lunes, 30 de octubre de 2017

Coloreando

Amarillo

Pocas veces he tenido la dicha de sentirme sola.
De saberme alejada de todo, de sentirme verdaderamente extranjera en todo el sentido de la palabra. He deseado más de un centenar de veces, sucumbir ante esa sensación. Arrojarme como pluma al vacío, sin prisas, sin pretención; caer hacia lo grisaseo de la vida. Verás, soy creyente de un solo color. Todos los demás, en gran parte, me parecen un tanto ridículos; soberbios, o rayando la desesperación. Creo en aquel tono brillante, como quien cree en el sol, en Dios.


Anaranjado

La razón por la cual hay horizontes en mis ojos es por el sol con el cual él inundó mi visión. Su color, perfecta combinación con mi amarillo. El color de los tigres de bengala. De los dioses de la jungla, de las puestas de otoño. De mi primer yoyo, mi primer disfraz de Halloween. Su sol fue el otoño de mi vida, la temporada en la que hay introspección, en la que se da un vistazo hacia temporadas pasadas sin rencores, envuelto sólo en nostalgia. Fue agua de frutas de temporada, soles de abril y colores terrozos entre el bosque; fue otoño. Nuestro altar en día de muertos, chocolates y cola para su abuela, veladoras para las almas olvidadas.

Café

Como se ha dicho tantas veces, no hay café como el de su mirada. Café amielado, verdozo, terrozo. ¿Alguien puede imaginarse unos ojos del tamaño del sol? ¿Con la intensidad de cuatro veranos en un solo año? Con la sequía que traería consigo, con el calor abrumante, y la vida apresurada por encontrarse con un poco de frío, buscando por los rincones, buscando como quien busca el frío de la noche ante la furia del calor del día. ¿Pueden pensar lo que es ver una constelación tras otra, envueltas todas entre lo blanco de sus ojos? Y llegar hasta aquí, nuevamente, para encontrarse ante la niñéz que esonde en sus pupilas. La picardía de un niño que te mira en complicidad. La ternura de ver un ave suspendida al viento, arrojada al vacío por su vigilanti que ha creído que se encontraban, ambos, listos.


Negro

Podría hablar de mis veranos, de mis inviernos, la primavera que me dió a luz a este mundo y en cada una de ellas estaría presente su cabello, su piel morena. Ella es una sola, no hay anexos necesarios, es por que soy y con eso mi alma se abraza a la suya con la fuerza de las mareas de madrugada. Es su corazoncito el que late insistente en mi oído, avisando de vez en cuando que su amor es eterno, que su alma es blanca y que sus ojos son negros.


Hay un patrón en los colores que me traen a ellos con entrega y resignación. Historias que no se logran eliminar con un botón, que no caben en un cuadro, que nisiquiera caben por completo en una casa. Soy fiel creyente del amarillo, pero colorear con un solo color no sería trascendental, no sería creatividad, no sería siquiera colorear.

lunes, 23 de octubre de 2017

Ártemisa



Se había enamorado
De un hombre gigante, hermoso
Y ella, diosa perfecta, arremetió contra él con su flecha
Orión no logró escapar
Fue muerto por su diosa
Hecho cielos y estrellas, constelado por los siglos enteros
Diosa de la vida y de la muerte
Amante eterna
Cierva en tiempos de tragedia
Cazadora
Guerrera

martes, 17 de octubre de 2017

Arroyos

I.

Como de los árboles que se sembraron hace tantas vidas
Bebo del agua en la que se empaparon una tarde mis abuelos, en el nacimiento de su rancho, para ahogar el calor y emborracharse de caricias
Como pedazos de cartón y orino un líquido amarillo
Que no parece ser orines
Y los pedazos de cartón a pesar de saber a gloria
Dejan a su paso residuos en mis venas, en mis brazos
Como porquería y mi mierda por fortuna no fertilizará los campos
Y mis hijos no tendrán la dicha de nadar en nacimientos
Y mi apellido quedará como un recuerdo de aguas turbias
De una extensión del drenaje
Qué desgraciada humanidad que come animales tiernos
Y defiende embriones humanos


viernes, 22 de septiembre de 2017

Era poesía
De la que se vomita de tan dulce
O se traga en seco de tan amarga

Yo nunca quise ser poeta
Nunca quise escribirle más que un par de besos
Las poesía, verás, también mata

Y hoy que agonizo
Niego cada una de mis palabras
No hay follaje en su mirada

Hay vacíos que no se alcanzan a llenar
Y es que el amor nunca es suficiente
Y las palabras se quedan cortas

Él era poesía
Lo juraría por mi agonizante alma
Pero esa también se la quedó

Como mis palabras
Como mis besos
Como mis versos

Y me he quedado con mis lágrimas
Esparcidas por esta cobija fría
Como trofeos

Por que soy yo
Y hoy no me siento pequeña
Y no volveré a sentirme pequeña