lunes, 14 de agosto de 2017

Valles

Es su sonrisa
Su sonrisa pronostica el tiempo
Mide en eternidades la felicidad
En milésimas la melancolía

Es su sonrisa
La que alumbra los paisajes que registran sus ojos
Y yo, maravillado espectador
Corro por los valles de la carne de sus labios
Las montañas de las línes en su frente
Y me acuesto ante el atardecer de su mirada
Exhausta

Es su sonrisa el recorrido más arduo
El más satisfactorio
Que te deja con un no se qué en el no se cómo se llama
Su sonrisa en linea quebrada
Cual valles
Cual mares
Es su sonrisa.

lunes, 7 de agosto de 2017

A veces

He escrito las mejores letras a tu lado
Los mejores escenarios, las mejores risas
He escrito todo lo que viene a mi cabeza
Porque sé que en ti encuentro respuestas calladas
Miradas profundas

Encuentro pedazos tuyos que vas dejando por los rincones
Pedazos tuyos que hacen falta reescribir
Pedazos míos que quedan por entender

Encuentro tu risa perdida
Entre los escritos que has ido dejandole a cada uno de aquellos quienes han hecho de ti un hombre fuerte
Todos quienes han escapado de tus manos o a quienes has dejado libres

Encuentro tus lágrimas entre calendarios desvencijados
Que te enseñaron que el tiempo es tanto enemigo como aliado
Encuentro tu falta de paciencia
Tus ganas de huir
Tus uñas llenas de polvo de lo que antes eras y que no quieres dejar ir

Reinventarte
Fue una sentencia clara
Sentencia que ambos tomamos de la mano
Con la cual decidimos unirnos
Reinventarte, reinventarme es lo que ahora he entendido
Tú decías que a diario
Yo digo que tienes razón
Que se reinventa a diario

Para no pudrirse desde las raízes
Habrá que comer nuestros propios frutos para dar nuevos
Para seguir dando vida

Encuentro tus ojos amarrados ante la desidia
Mis manos implorando que las tomes y no te quedes a caminar eternamente los mismos caminos
Hay tantos mundos
Hay tanto espacio
Entre tanto, prefiero explorarlo contigo
Encontrarte cada día
A veces hecho un hombre
A veces mi compañero
A veces tormenta
A veces mi guia.

martes, 1 de agosto de 2017

Madre

Mujer es la tierra
La luna
Y en plural, las estrellas
Mujer es mi estirpe
Mi apellido
Mujer es mi alma
Mujer es mi amor

Mujer es la razón por la cual mis rodillas se doblan, pero no se han podido quebrar
Por la cual camino y por la cual he podido reconocerme como tal
Como mujer
Como tierra
Como luna
Como estrellas
Como creadora y heredera de mi estirpe
Como en amor, como en alma

Mujer es mi apellido
Y mi apellido es la palabra que más me gusta para decirme mujer
Porque mujer es la tierra
La luna

Mujer es la flor
La flor a la que mi abuelo nombró hace poco menos de cincuenta veranos
Mujer es mi madre
La primera impresión de la vida
La segunda impresión que volvió a contar como la primera
Que contó para declarame mujer
Porque la mujer se hace mujer en un pestañeo
Como la tierra
Como la luna

Mujer es mi apellido
Y mi apellido es el eco del de mi madre.

sábado, 22 de julio de 2017

No, no es mujer.

¿Será que el hombre que gobierna la tierra lo hace de buena fe?
¿Que se acueste entre lo vulgar de la existencia para poder darle significado a esta y compartir aquel significado con los demás? Mediante chácharas y reliquias.
O quizá es que el hombre necesita de sus reliquias, que las reliquias son atestiguamiento de la humanidad misma y por ello deben ser resguardadas, estudiadas, veneradas como se venera a cualquier historia de los dioses creadores. La humanidad siempre ha existido, ¿no es así? Quien habría tocado la tierra sino el hombre? ¿Quien habría edificado las ruinas que ahora sirven para redimir los esfuerzos vanos de las civilizaciones, por preevalecer? Esfuerzos vanos, edificaciones vulgares. El hombre que gobierna la tierra es el mismo que se manifiesta en todo ser humano. El hombre que busca respuestas, que necesita de un pedazito de certeza para no caer hacia el precipicio de la incertidumbre. La incertidumbre es un gran precipicio. Dentro del cual caes cada vez más hondo.
Y si bien es cierto que el hombre es el animal que mejor se adapta a sus condicionantes, es el hombre quien construye para no tener que hacerlo. 
Y bien, ¿qué hay de aquel hombre? Acobardado bajo preceptos añejos que son tan frágiles como los petalos de una rosa envejeciendo en un jarrón. *Olor a rosas viejas* Y quizá aún más fuertes que la voluntad del hombre, pues sin ellos, aquella voluntad inequiparable, se reduce a un vacío inconexo. Aquel hombre se encuentra tan sometido a sus miedos que los llena con espejismos de realidades menos dolosas. De sentimientos menos ardientes. De miradas menos desafiantes. Así pues, los ojos, desde la distancia del pasado, son el lugar perfecto para narrar la tragedia de la humanidad. Para narrarla desde el nicho en el cual el hombre se creia invencible, para mostrar aquella inmortalidad en la trascendencia de su estirpe. Lo que hemos sido, y no lo que fuimos. Discurso hilarante para atestiguar la preevalencia humana, que necesita cazarse entre sí para darle sentido a su consternante existencia. Y necesita de significaciones para hacerla un tanto menos consternante. ¿Quien entonces impone aquellas significaciones? ¿Quien nos las ha presentado como fuente de vida; como orden? Un hombre arrogante. Que ha visto las tinieblas y no ha querido que todos los demás caigan a ellas. Ha construido leyes arrogantemente, ha entregado fórmulas para erradicar dudas que no tengan su debida respuesta. Ha dado orden. 
¿Quien entonces es aquel hombre? 

lunes, 17 de julio de 2017

¿Pero qué es la eternidad?

He sido entre mortales, un poco menos de lo que se busca ser.
No lleno mis manos de metales ni de plásticos,
Y mis bolsillos van llenos de vacíos existenciales
Si es que se logran llenar

He sido extranjero en cada rincón de tierra o de cemento
En busca de palabras que le den sentido o valor al tiempo
El tiempo goza de virtudes que no serían nunca comprensibles sin relatos, o cuentos
Nuestra historia mortal es la historia de los dioses,
Y de qué manera explicar la vida de los dioses, que parecen no precisar de un inicio ni de un final
¿De qué manera darle sentido a la eternidad?
Si hemos vaciado las historias sobre líneas temporales que nos privan de esa posibilidad
Y que por ello se han convertido en algo prisionero;
Un cuerpo amordazado, cargado como premio,
Sobre el hombro de las tantas religiones
¡La eternidd como un maldito premio!
Al estoicismo y a la fe de que ser siervo significa una posibilidad de ser eterno

Mi condena es no quererlo
Yo no he buscado la infinidad del tiempo
He buscado definirlo bajo otros términos
He sido entre los mortales, sin reconocerme como uno de ellos
Y creeme que no es soberbio
Lo soberbio es creerse que al relatarlo hemos descifrado su secreto
Los cuentos, la historia visceral y humana es lo único que realmente tenemos
Épocas lejanas con los mismos deseos
Arte y política
Traiciones y pactos de sangre
¿Qué valor le asignamos al tiempo?
¿Más o menos que al dinero?
Es quizá por que siempre nos ha sido negado
Por que ahora ya no nos queda ni la promea de lo eterno.

Just some lover...

Hay un hombre a quien desgarraría con mis dientes
A quien haría trizas con mis palabras
Hay un hombre a quien ahogaría en cada lagrima que me ha arrebatado
Hundido entre mis falsos reclamos, sus caóticos desplantes
Lagrima tras lagrima irían hinchando los pulmones de sus pecho
Le haría homenajes tras su inoportuna ausencia
Tras cada viaje que lo aleja y también los que lo acercan
Tomaría la carne que he arrancado de su espalda y haría con ella un nuevo hombre
Igual a este
¿Por qué no?

domingo, 2 de julio de 2017

Lunas llenas

Hay un hombre a quien confío mis temores más arraigados
A quien compartiría cada palabra que cae de mis labios
Hay un hombre a quien puedo asegurar haber encontrado, perfecto
Sobre una de las tantas lunas que circundan Saturno
El amor se encuentra ahí, y de regreso
Y he regresado, tantas veces
Cada vez más entera.